Operación de próstata con liberación uretral (UROLIFT) - Urologia

Vaya al Contenido

Menu Principal:

¿Qué es la hiperplasia prostática benigna?
La próstata es una glándula cuya función es la de producir una secreción que forma parte del semen. Se encuentra situada a la salida de la vejiga, rodeando la uretra, por lo que cuando la próstata aumenta de tamaño, cosa que ocurre de forma habitual con la edad por la influencia hormonal, termina obstruyendo la uretra y por tanto dificultando la salida de orina. Este crecimento benigno se denomina hiperplasia prostática benigna.

¿Cómo se trata la hiperplasia prostática benigna?
Existen dos tratamientos para esta enfermedad, por un lado tratamientos médicos que logran disminuir la presión que ejerce la próstata sobre la uretra y en otros casos incluso reducir parcialmente su volumen. Por otro lado existen los tratamientos quirúrgicos. 


Dependiendo del tamaño deberá de realizarse una cirugía abierta o, siempre que sea posible, una intervención endoscópica eliminando el tejido prostático que obstruye la uretra. Dentro de las intervenciones endoscópicas existe la cirugía tradicional denominada resección prostática transuretral (RTU) o bien la fotovaporización prostática láser.

En la actualidad existe una alternativa a la cirugia a estas intervenciones, mediante la liberación de la uretra prostática, con el sistema UROLIFT

UROLIFT (sistema de liberación uretral prostática)

El sistema de liberación uretral prostática es un novedoso abordaje para el tratamiento de la hipeplasia prostática benigna, en el que, sin tener que quitar tejido prostático, se logra desobstruir la uretra. Auque es una técnica poco extendida aún en nuestro pais, cuenta con una amplia experiencia en paises anglosajones y su eficacia está plenamente demostrada, con excelentes resultados que se mantienen en el tiempo.


Ventajas del sistema UROLIFT
La ventaja fundamental y plenamente diferenciadora de cualquier otro tratamiento para la hiperplasia prostática benigna es que no se altera la eyaculación. El evitar la eyaculación retrógrada es algo a lo que muchos pacientes que precisan de un tratamiento para esta patología se veían irremisiblemente abocados y que con este sistema puede evitarse. 

Existen otras ventajas no menos importantes como son el bajo riesgo del procedimiento, la ausencia total de sangrado, la necesidad de portar sonda vesical de simplemente unas horas tras la intervención y las molestias mínimas que van a producir en el paciente y en poder retomar su vida diaria.
Loas candidatos ideales son pacientes jovenes en los que existe necesidad de abordar un tratamiento quirúrgico por respuesta insuficiente a la medicación, o bien pacientes que no desean continuar tomando medicación para la hiperplasia prostática. No obstante este método también puede usarse en otros pacientes en los que se desee disminuir el riesgo quirúrgico.

¿Cualquier paciente puede ser candidato al tratamiento?
Desgraciadamente, debido a las características del procedimiento, no todos los pacientes pueden beneficiarse del sistema Urolift. Esto es debido a que este método puede abordar próstatas de un determinado tamaño y una forma determinada. Es necesario realizar un estudio previo para comprobar que es aplicable el procedimiento en cada caso.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal