Incontinencia urinaria femenina - Urologia

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Existen 2 grandes tipo de incontinencia urinaria en la mujer. Por un lado está la denominada incontinencia urinaria de estrés o de esfuerzo y por otro la incontinencia urinaria de urgencia. Existe una tercer grupo, bastante frecuente, denominado incontinencia urinaria mixta, que, como su nombre indica, es una mezcla en mayor o menor media de los dos tipos anteriores.


Incontinencia urinaria de urgencia
Ocurre cuando la musculatura de la vejiga se contrae de forma independiente, de forma que no logramos tener un control adecuado de la misma. La vejiga tiene un músculo, denominado músculo detrusor, que es el principal responsable en el vaciamiento de la vejiga. Cuando la paciente no tiene un control adecuado de dicho músculo y este se contrae de forma independiente, vamos a notar la sensación de un deseo irrefenable de orinar (urgencia miccional) asociado en ocasiones a escapes de orina (incontinencia urinaria).

Habitualmente suelo ser fácil distinguir este tipo de incontinencia de la incontinencia de esfuerzo si la paciente es capaz de definir bien sus síntomas. Es preciso realizar estudios para determinar causas que puedan estar produciendo una irritación de la vejiga y que sea está irritación la responsable de las contracciones del músculo detrusor. Debemos de descartar la existencia de tumores vesicales, tumores externos que compriman la vejiga, infecciones urinarias, litiasis, etc. Para ello realizamos analíticas, ecografías, cistoscopia y en ocasiones un estudio urodinámico si no esta claro el tipo de incontinencia.
El tratamiento consisterá en solucionar la causa si esta existe y/o es identificable y en tratar de inhibir estas contracciones involuntarias del músculo detrusor mediante medicación. La cirugía, que muchas mujeres con este tipo de incontinencia demandan ya que conocen a alguien con incontinencia que se ha operado y ha quedado muy bien, no está indicada ya que no va a lograr parar las contracciones y tras la cirugía quedará igual.
Solo se realizaría cirugía si además de la incontinencia de urgencia se asocia una incontinencia de esfuerzo, es decir, se trata de una incontinencia urinaria mixta.

Incontinencia urinaria de esfuerzo
Sería muy largo de explicar cual es el mecanismo por el que se produce, pero baste decir que ocurre en pacientes que tienen una debilidad en la musculatura que sujeta la vejiga, y qe llamamos musculatura del suelo pélvico, en su posición natural. Cuando esta musculatura esta debilitada ocurre que cualquier esfuerzo, como puede ser toser o reir, hacen que aumente la presión abdominal y al no poder esta musculatura sujetar la vejiga, esta tiende a bajar de su lugar natural. Al estar fuera de su sitio una serie de mecanismo de presiones no actuan de forma adecuada y aparece un escape de orina. La debilidad de esta musculatura puede ser tal que aumentos de presión en el abdomen mínimos, como puede hacer simplemente andar o poner de pie, pueden hacer también que se escape la orina.
La debilidad muscular del suelo pélvico ocurre fundamentalmente por partos dificultosos o múltiples, falta de ejercicio físico y por a edad.
La tolerancia a estos escapes es muy variable, acuden a nuestra consulta desde  mujeres con mínimos escapes de orina al hacer algún deporte que demandan una solución hasta otras con escapes al menor esfuerzo y que empapan 6 ó 7 compresas de orina al día. En muchos casos vemos que mujer con escapes de orina a esfuerzos lo asumen como algo normal y no buscan solución.
Precisamente la solución la buscaremos en lograr compensar esa debilidad de la musculatura, y eso lo hacemos de 2 formas. Si el caso no es muy avanzado y sobre todo en mujeres jóvenes vamos  intentar reforzar esa musculatura debilitada mediante una serie de ejercicios que detallamos a continuación. Si el caso es más avanzado muchas veces estos ejercicios no valen de nada y lo que haremos es crear un mecanismo alternativo, mediante cirugía, que hará que al aumentar la presión abdominal la uretra se cierre e impida el escape de orina, pero que por otro lado nos permita orinar sin dificultad.
Este tipo de cirugía de la incontinencia ha experimentado un gran avance en los últimos años, permitiendonos corregir el problema en la mayoría de los casos de una forma muy efectiva y rápida, con una mínima cirugía vía vaginal, en la que colocamos una pequeña malla que va a impedir el escape de orina.

Ejercicios para ejercitar la musculatura del suelo pélvico
Se detallan a continuación una serie de ejercicios que nos van a permitir ejercitar la musculatura del suelo pélvico.
Cabe destacar que con estos ejercicios no va a lograr una mejoría inmediata, va a tardar varias semanas en ver algún efecto y que la mayoría de las veces el fracaso de los mismos se debe al abandono en su realización, ya que como decía anteirormente, muchas veces queremos resultados inmediatos.
Los ejercicios deben de ir realizandose poco a poco, según vamos alcanzando los objetivos de cada ejercicio podremos ir avanzando a la fase siguiente.





En esta fase de los ejercicios simplemente nos vamos a centrar en reconocer cual es la musculatura que queremos ejercitar.





Deberemos ahora de conseguir la contracción exclusivamente de la musculatura del suelo pélvico, sin que se contraigan otros musculos demás de estos.



Una vez que somos capaces de reconocer y trabajar especificamente en nuestra musculatura objetivo vamos a realizar diferentes ejercicios para ir ejercitándola.
Empezaremos con el Nivel 1





Nivel 2





Nivel 3





Nivel 4





Podemos ya en esta fase potenciar el suelo pélvico mediante elementos externos.
Palpación directa.





Tubo de Pirex





Bolas chinas y conos vaginales

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal